sábado, 13 de febrero de 2010

Soy yo


Hoy en día se puede captar la imagen de cualquier cosa. Existen cámaras digitales de última generación que hacen fotografías fantásticas, ecógrafos de alta resolución que pueden mostrar a un bebé antes de nacer, microscopios que captan la partícula más diminuta y telescopios computerizados que detectan planetas lejanos. Incluso existe la cámara Kirlian, que dice que mide el aura. Pero todavía no se ha inventado la máquina que pueda captar la imagen del alma humana.

Hay una comedia norteamericana, interpretada por Jack Black y Gwyneth Paltrow, del año 2001, en la que el protagonista, obsesionado con la belleza externa, es objeto del conjuro de un gurú que le hará ver la belleza interior de los demás. La película es muy divertida y tiene unos golpes muy buenos, pero lo mejor de ella es que nos hace reflexionar sobre como vivimos nuestras relaciones con los demás, generalmente, quedándonos sólo con las apariencias y las primeras impresiones.

Yo tengo mi gurú particular, en forma de antigua caja de lata decorada de Cola Cao, llena de fotografías de mi niñez y otras más antiguas. Me gusta rebuscar en ella y, estando en ello, encontré una fotografía mía que creo que me muestra tal y como suelo ser. Esa es mi imagen cotidiana, y no os engaño, con algunos añillos más, pero con la misma sonrisa. Y espero que el tiempo no haga desaparecer ese brillo travieso de mis ojos.


1 comentario:

Iris dijo...

¡Que mona!
yo tambien he visto esa pelicula.