viernes, 6 de agosto de 2010

¿Te falta fe?

Un amigo mío, sacerdote, estuvo durante más de quince años en México, en el estado de Sonora. De allí se trajo un gracioso deje al hablar, mezcla de su andaluz ruteño y del lindo acento mexicano, y muchas historias para contar en nuestras entrañables veladas.

Nos contó que una vez, ocurrieron unas grandes inundaciones y que mucha gente pobre, muy pobre, tuvo que ser rescatada por los servicios de urgencias. Entre estas personas, había una mujer muy anciana, ciega, que fue rescatada de su chabola hecha de cartones, una vivienda pobre, muy pobre, que la tormenta se llevó. Para colmo, la única familia que tenía era un hijo, que le salió borracho. La buena mujer fue rescatada y llevada al hospital. Consiguió sobrevivir poco tiempo, pero durante éste, mi amigo le preguntó: “Doñita, ¿y no tuvo usted miedo?” A lo que ella respondió: “De ninguna manera, ¡si mi Diosito estuvo siempre conmigo!”

(Dedicado a Alicia, que me hizo recordar esta historia con una de sus hermosas perlas.)

2 comentarios:

♥Alicia dijo...

Hola amiga, Agradezco a Dios que te hayas inspirado en una de las Perlitas para compartirnos esta linda experiencia de tu amigo sacerdote.
¡Qué fe auténtica la de esta "Doñita"! Me recordó a Jesús cuando le dijo a Pedro hombre de poca fe porque dudaste? y lo salvó de ahogarse en el mar... Así sucede en la vida cuando en medio de la "tempestad" sacamos la vista de Jesús nos ahogamos hasta que el Señor nos auxilia y nos pone en tierra firme.

Un abrazo para tí y
que Dios te bendiga siempre!
♥Alicia

Iris dijo...

Que triste anécdota, pero fíjate, creo que mientras peor es la situación de las personas, más esperanzados están.

Un beso y feliz fin de semana.