martes, 22 de junio de 2010

¡Vacaciones!


¡Por fin! Ya estamos de vacaciones. Después de estos últimos días de colegio, ya podemos cambiar el chip.

La verdad es que hacía falta; después del ritmo de los últimos meses, los cuerpos y las mentes pedían a gritos un cambio.

Mis hijos están exhaustos: el tirón final de exámenes globales, resúmenes de libros, trabajos de Tecnología, etc. los tenía estresados. El esfuerzo ha valido la pena, y, como siempre, las calificaciones así lo demuestran, por eso se dejará caer algún detallito como recompensa al trabajo.

El plan del verano, el mismo que el de hace cuarenta años: playa, playa y más playa, piscina y relax. Los tiempos de crisis no dan para más, pero no importa. Ya somos afortunados por vivir en una ciudad como Málaga, con la playa ahí al lado. Y, además, con los tiempos, los estilos han cambiado: Cuando era niña, íbamos a la playa en autobús. ¿Quién no se ha montado en el coche del Chanquete? Nos levantábamos muy temprano para coger el coche en la cabecera, en la barriada anterior a la nuestra, para poder coger asiento, y nos repartíamos el utillaje: los niños, las sillas de la playa y la sombrilla, y las mamás, las cestas y neveras de playa. El autobús parecía una lata de sardinas, lleno hasta los topes, pero era realmente divertido.

De adolescente, íbamos en pandilla a Pedregalejo, a los espigones, con la toalla, el bronceador de zanahorias y el bonobús; como el presupuesto era tan ajustado, el trayecto desde nuestro barrio al centro lo hacíamos a pie, y desde el parque a la playa cogíamos el autobús del Palo.

Ahora, que ya se notan los años, nos hemos vuelto más señoritos: vamos en coche, eso sí, cargado hasta los topes: Superbolsón de playa, nevera, sombrilla XXL, hamacas,… y gracias a Dios que ya pasó el tiempo de bañeritas, pistolas de agua y cubitos. Vistos de lejos, parecemos exiliados. Ya en la playa, un espectáculo: primero una sombrilla, después otra, y otra,… nos juntamos hasta cinco familias y acabamos echando a la clásica parejita que estaba tan tranquila tomando el sol.

La juerga está asegurada, formamos más escándalo los mayores que los niños. Primero, clavando la sombrilla, que tiene su intríngulis. Menos mal que han inventado una cosa que parece un taco gigante que yo denomino el “violador de playa”: un pincho hueco con forma helicoidal que se hinca en la arena y dentro metes el palo de la sombrilla, lo que te garantiza que no se oxide. Y el colmo del playeo: el “pulpito”, un aro con cuatro ganchos que se cuela por el palo de la sombrilla y se aprieta con un tornillo y hace las veces de perchero. ¡El no va más de la comodidad! Ni el mismo McGyver inventaría una cosa así.

Una vez colocada la sombrilla, hamacas en posición de tertulia, bolsa de pipas en mano, y ¡a echar la tarde! Tras las pipas vienen los bocatas, y así nos pasamos la tarde, comiendo y dándole a la sinhueso, con idas y venidas intermitentes al agua. Cuando ya se pone la tarde, pues ya no queda otra que recoger, con cierta pereza, porque queda el empujoncillo final de enjuagar todo en casa. Pero al día siguiente, ¡vuelta a empezar!

Así que, preparándome con muchas ganas para otro estupendo verano, quiero desearos uno igual para todos los que me visitáis aquí. Que recarguéis pilas para el otoño-invierno y que no dejéis de venir a visitarme, que yo sigo aquí, o en el rincón de mis caprichos, siempre que la inspiración no me abandone y compartiendo con vosotros mis cosillas. ¡Feliz verano!

6 comentarios:

Anna ( blog princesa) dijo...

Pues nada mujer a disfrutar del veranito y de las playas y chiringuitos y los niños a descansar ¡ que ya es hora de que tomen un respiro por dios!

Besotes guapa

Promess@ dijo...

Lo del "chisme" ese para la sombrilla que sirve como perchero no sabía que existia pero no te preocupes que la próxima vez que vaya a un chino lo busco, jejeje.
Que te lo pases tu tambien muy bien, yo no tengo la suerte de ir todos los días a la playita, pero ya he podido hacer mis pinitos, a ver si el tiempo se porta bien y doña medusa nos deja tranqula, que cada vez me dá más miedo entrar en el agua!!.
Besos.

♥Alicia dijo...

Hola amiga: ¡Feliz Verano en Familia!... En Argentina estamos en invierno.Hmmm
Te envío un fuerte abrazo y deseo que disfrutes de días bonitos junto a los niños, esposo y amigos...
Una sonrisa y otro súper abrazo
♥Alicia

Iris dijo...

Lo que me he reído con el "violador de playa", y lo del chisme que sirve como perchero yo tampoco lo conocía. Me a recordado a cuando íbamos toda la familia, ya sabes, hermanos sobrinos padres, en fin mas de 20 personas. Lo pasábamos estupendamente. Espero repetirlo este año.

Besitos amiga y feliz vacaciones, estamos en contacto.

Iris dijo...

Ah, genial el nuevo look, fuiste a Maysu?

Besos

Bouganvilla dijo...

¡Iriiiiiis! ¿No conoces al beach´s violator?
Ja,ja,ja... Cada vez que hincamos una sombrilla es un cachondeo.
La plantilla es de decora tu blog, y me gusta porque es más clarita, más veraniega.
Besitos bouganvilleros.