sábado, 3 de julio de 2010

Mi mejor amiga

Conozco a L. de toda la vida. Es alguien muy especial. Es mi mejor amiga y yo la quiero un montón. Es muy buena persona, tiene sus defectos pero tiene un corazón muy grande. ¿Cómo podría definirla? Ya las compañeras del instituto la definieron como el entusiasmo hecho persona. Voluntariosa hasta el extremo, con los años va buscando la perfección. Enemiga acérrima de la mediocridad, pretende dejar una huella hermosa de su paso por esta vida.

Tiene un alto sentido de la justicia y del honor, ambos heredados, aun yendo en detrimento de ella. Es transparente, lo que se ve es lo que es, lo cual, se convierte al mismo tiempo, en un arma de doble filo; aunque los años la han hecho más reflexiva, es bastante confiada, lo cual le ha jugado amargas pasadas en los últimos años; pero no por eso ha decaído su espíritu, creyente como es, asegura que Dios ha puesto en su camino personas que la han sorprendido para bueno y que son un ejemplo a seguir.

De apariencia tranquila, y con algunos kilillos de más es un puro manojo de nervios. Tiene un punto inconformista, por eso le gustan los cambios; no los grandes sino los pequeñitos, siempre buscando una mejora y huyendo de la rutina. A pesar de que la edad va dejando su marca y la madurez hace acto de presencia, a veces, a L. le gusta ser políticamente incorrecta, sobre todo, si se encuentra frente a alguien que pretende ser políticamente correcto. Su bandera, la autenticidad y la sinceridad.

Lo que más me gusta de L. es su lado cómico; es realmente divertida y le busca el chiste a todo, empezando por ella misma. Es bastante payasa y de ello dan fe una buena colección de fotografías y vídeos.

A veces, L. se pone malita, porque somatiza todo lo que siente. Pero ella misma hace propósito de mejora y tira para adelante. También, a veces, L se pone triste y llora como una niña pequeña. Entonces yo la acompaño, y la abrazo y lloro con ella; pero otras le regaño y le digo que tire para adelante, porque sé que puede hacerlo, porque veo esa fuerza interior que posee. Y L. me hace caso.

Hay personas que transmiten calidez, y L. es una de ellas. Tiene muchos sueños cumplidos, pero muchos más por cumplir, y todos compartidos. Es para mí un orgullo ser partícipe de esos sueños.

Pero lo que más me gusta de L. es su ambición: ella dice que lo que más le gustaría sería provocar una sonrisa en aquellos que la recuerden cuando ya no esté aquí.

3 comentarios:

♥Alicia dijo...

Hola Bouganvilla q bueno q te visitó la musa inspiradora y nada menos q para dedicarle a tu amiga L.
No sé donde leí q a los hermanos no los elegimos y q los amigos son hermanos q elegimos y es así... Son una bendición en nuestras vidas.
Precioso homenaje a la amistad.
Besotes a mi amiga de los besitos bouganvilleros.
♥Alicia

♥Alicia dijo...

Hola querida amiga, Sor Cecilia del blog Estoy a tu lado me otorgó el Premio Dardos y lo comparto contigo por el amor a las cosas cotidianas que nos compartes cada vez que te visita la musa inspiradora.
Puedes pasar por mi blog a retirarlo.
Un abrazo
♥Alicia

alisdei adiestradora de mosquitos dijo...

hola bonito blog ,leerias el mio http://elsoldaditovaliente2.blogspot.com/