lunes, 12 de julio de 2010

¡Pudimos!


¡Vaya si pudimos! ¡Ganamos el Mundial! Anoche fue para muchos una noche mágica, sobre todo para ese equipo que se lo ganó a pulso. Yo no sé cómo irán hoy algunos al trabajo después de la noche de juerga que se habrán corrido.

Estarán resacosos pero con un regustillo más que agradable; hoy, el ambiente en los lugares de trabajo seguramente serán muy relajado, con una sonrisilla en la cara y un ánimo estupendo. Y todavía nos queda la llegada de los jugadores a Madrid, ¡va a ser la bomba!, así que esta noche ya sabemos lo que vamos a ver por televisión; ya pueden las cadenas abstenerse de poner algo especial, que el share ya sabemos quién se lo va a llevar.

Lo cierto es que ayer fue un día muy singular; el tema favorito de la peña, el partido de la tarde; un personaje muy comentado, el pulpo Paul, que se ha ganado el indulto, como los toros, ¡ay si hubiera fallado! lo secuestramos y lo hacemos a la gallega; el aprovisionamiento de cerveza, pipas, patatas y demás piscolabis venía de días antes, de ello doy fe porque lo vi en Carrefour; la venta de camisetas, banderas y demás enseres alcanzó su cenit por la mañana y todos los quioscos y tiendas de chinos se quedaron sin pipas en un pispas.

Desde las siete de la tarde, más o menos, el ir y venir de coches y gente por la calle fue incesante. Muchos habían quedado para ver el partido juntos: entre amigos o con la familia; un único color en la vestimenta: el rojo, y como maquillaje, los colores rojo y amarillo, ¡hasta tuve que sacar mis barras de pintura de cara para pintarle la cara a mi hijo!

A las ocho y media se paró el mundo: no quedó nadie en la calle. Todos estaban recogidos en casas o bares, sentados ante el televisor, cruzando todos los dedos de las manos y encomendándose a todos los santos.

Y empezó el partido, ¡vaya partido! Tenso hasta el final. El árbitro que no tenía un pelo de… listo, el equipo contrario con un juego feo y marrullero, con una estrategia muy particular: hacer la falta y encima protestar, me recordaban al clásico niño petardo de la clase, que hace la trastada y luego va llorando: “¡Seño, yo no he sido!” Nuestro equipo qué decir, dando ejemplo de cómo se juega al futbol.

Y pasó el primer tiempo, y nada. Y pasó el segundo, y tampoco. Y vino la prórroga, y casi al final…¡el gol! ¡Por fin! El estadio bramó, pero como un eco de lo que se sintió aquí es España. A mi vecino de arriba seguro que le dio un espasmo bronquial tocando la bocina. ¡Hasta tiraron cohetes!


A partir de ahí, un ataque de nervios, deseando que el reloj corriera más de la cuenta y de que el árbitro tocara el silbato, dio dos minutos más, ¡por Dios! y ¡final del partido! ¡España campeona del Mundial 2010!

Muchas imágenes para recordar, y para pensar: el gol de Inhiesta, las lágrimas de Casillas, la alegría de la Reina y los Príncipes, el elegante saber perder del Príncipe heredero de Holanda, la templanza de nuestro entrenador, los abrazos de los jugadores, ¡el beso de Casillas a su novia! (segundos antes, dije yo en voz alta cuando lo entrevistaba: “Anda hombre, dale ya el beso”, creo que me escuchó) y lo cortada que se quedó la pobre.

Y muchas sensaciones y sentimientos para repetir en otros campos de la vida: el trabajar en equipo, sin individualismo alguno, la modestia, la gratitud (todos los jugadores agradecieron a la afición todo el apoyo prestado), el amor a nuestro país, el saber ganar y compartirlo con los demás.

Sin duda alguna, ayer ganó España, pero como dijo un periodista, sobre todo, AYER GANÓ EL FUTBOL. ¡Felicidades de todo corazón!

(fuente fotografía: Google)

5 comentarios:

Anna ( blog princesa) dijo...

Si si si ¡ somos campeones ! con letras mayusculas ¡¡ESPAÑA GANÓOOOOOOOOOOO!!

Besotes

Adela/Mariola (SokAly) dijo...

PUDIMOS, YA LO CREO QUE PUDIMOS.

Anoche lo pasé muy mal, porque no hubiese sido justo que ganase un equipo que en ningún momento jugó limpio y con un árbitro que a leguas se veía que estaba comprado (o eso o que odiaba a España, porque fue muy descarado), pero ahí que llegó el tan ansiado gol y toda España al unísono lo gritó a pleno pulmón.

ESPAÑA CAMPEONA
LA COPA ES NUESTRA.

~Ade~

Iris dijo...

Uf que sin vivir, con esos holandeses, que menudos barbaros que fueron, los muy mamones, como fueron a por nuestros jugadores.

Y ese beso de Iker y Sara.

Oye, guapi, cuando vas a conocer mi nuevo blog, dime que te parece, que creo que mis reseñas son de risa, jeje, pero...
Haber cuando nos vemos.


Besos y felicidades

♥Alicia dijo...

Hola amiga Bouganvilla:
¡Felicidades por la Copa Sudáfrica!
Vimos por televisión los festejos por el triunfo. Todo muy emocionante... y muy emocionante las lagrimas de Casillas y el beso que le dio a su novia... wooowww
¡Felicidadesss!!!
Besitos

Iris dijo...

Hola!!

Tienes premio, lo encontraras aquí.

http://premios-alasparavolar.blogspot.com/2010/07/gracias-gabriela.html


Besos y que tengas una estupenda semana