domingo, 19 de septiembre de 2010

Más de lo mismo

Todavía sigo dándole vueltas al tema de la titulitis, como si se hubieran quedado en el tintero muchos pensamientos que quisiera expresar. En primer lugar quisiera disculparme si parezco presuntuosa al expresar mis ideas, nada más lejos de mi intención. A veces uno puede pecar de lo que critica. Como dice mi amiga Alicia, que nuestro encuentro con personas arrogantes nos sirva de espejo para no vernos reflejados a nosotros mismos, así que mantengamos el ojo avizor (sobre todo mirando nuestro interior).

El saber nos hace libres, nos hace asentar nuestros pies en el suelo, pero a veces, el exceso de saber nos vuelve engreídos, banales e indolentes, nos creemos superiores a los demás y poseedores de la verdad absoluta. Nada más lejos de la realidad. Como dice el dicho: “Nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”.

No sé si me estoy expresando bien; voy a poner un ejemplo: una incipiente mamá puede leer todas las revistas y libros del mundo sobre bebés, pero cuando llega el momento de la verdad, cuando tienes a tu hijo en tus brazos, la teoría muchas veces se va al traste y el instinto salva la situación.

Como este ejemplo, miles. Si no ponemos el corazón en nuestras experiencias de vida, por mucha teoría que sepamos, nuestra existencia pierde color y calor, se vuelve gris y fría.

Una vez me inventé una máxima, que dice así: “Leer poco o nada embrutece, leer de más idiotiza”, y de ejemplo, Don Quijote. Vivamos nuestra vida usando la templanza de nuestra mente, pero no olvidemos nunca el puntito de calor que le da nuestro corazón.

2 comentarios:

Iris dijo...

Paso rapidito a decirte: estas nominada, jeje, al juego del cuatro. Pasa por el blog y veras de que se trata.

Que razón tienes en esta entrada.

Besos

♥Alicia dijo...

Hola amiga Bouganvilla,
-Las muchas teorías solo sirven para orientarnos, a la hora de la verdad hay que ver de cuánto nos sirven...

-Te comparto este versículo que me gusta mucho:
“El conocimiento envanece, pero el amor edifica”.
1 Corintios 8:1b

Se me ocurre pensar que cuando la gente tiene mucho conocimiento y poco amor, especialmente a Dios, su "sabiduría" no ilumina. El Amor es Luz, Edifica y es Buen Guía...

Te envío un abrazote.